Carlos Alberto Boaglio

atardecer

“VIVENCIAS”


He caminado mil huellas
en la profundidad del infinito,
y navegué en los mares tenebrosos
de la duda, el miedo, el engaño.
Bebí el vino sabroso del deseo
y regalé a mi cuerpo
las caricias de todos los placeres.
Me empapé de risa,
de tibieza, de nostalgia,
y dejé a mi alma vibrar
al compás de emociones cotidianas.
Vivencié el amor en todas sus facetas
y el odio mezclado entre las piedras.
Pisé la tierra virgen
y el suelo achicado de miradas.
Estuve entre el gentío,
y saboreé a solas
mi silencio plagado de palabras.
Conocí la tempestad, la brisa,
la tormenta y la calma.
Supuré ambiciones, instintos, vanidades,
y fui cuerdo, loco, niño, hombre,
y encontré en las pequeñas cosas
el motor que mueve mi esperanza.

☆ ☆ ☆ ☆ ☆ ☆ ☆ ☆ ☆ ☆ 


“SI VIENES ESTA NOCHE”

La lucha está allá afuera danzando por las calles.
La lucha está acá adentro bailando con mi alma.
Hay rumores que transitan subterráneos
de lo que todos saben; pero que nadie habla.
Hay voces que estallan en lo alto
y hay silencios que aúllan y que claman.
Las manos de los hombres están solas, separadas.
La piedad, gime.
La misericordia, llama.
Vení conmigo en esta noche larga
en la que la luna se durmió asustada.
Vení y dame un beso fresco
con gusto a frutas
de aroma perfumada.
Vení y llamá a los otros
A aquellos que se fueron desolados.
Salgamos a la calle sin miedo, sin angustias,
con banderas de fe, hechas de azúcar
La noche no es total en su negrura:
Hay, todavía, una luz que teje resplandores
que invita, solitaria y taciturna,
a un festín fosforescente de colores.
No me dejes solo en esta noche
en la que la duda se filtra en las hendijas
y el pavor se burla jugando en la cornisa.
Salgamos a la calle, desnudos y descalzos,
aliados del amor, de la esperanza.
Si vienes esta noche sabré que no estoy solo,
Que podemos derretir esas murallas.
Vení conmigo, libremos la batalla,
que el destino corre en potro desbocado
y el galope de su voz es quien nos llama.

 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Carlos Alberto Boaglio

“Somos…”

Somos lo que somos en esencia.

Somos lo que queremos ser y lo que nos van dejando ser.

Somos el veraz producto de afirmaciones y también, de muchas negaciones.

Somos fruto maduro de posibilidades, alegría y dolor, fortalezas y debilidades…La valentía. El miedo. El riesgo. El arrojo. Error y acierto.

Somos la mano que abre y cierra las puertas y también la que golpea cuando están cegadas.

Somos los pasos que andan un camino de rectas, curvas y contracurvas, cruces, atajos, empalmes e intersecciones.

Somos lo que buscamos. Somos lo que encontramos. Somos lo que no hallamos.

Causa y consecuencia.

Somos nuestra elección y también, alguna que otra, elección de los demás.

Somos un cuerpo; pero sobretodo un espíritu potente.

Somos un espacio físico que se expande y un territorio intelectual que se propaga.

Somos nuestra propia luz; por lo tanto la proyección de nuestra propia sombra.

Somos como nos vemos; pero, también como nos ven.

Somos una valija repleta de sueños y un espejo triturado de múltiples realidades.

Somos anillo vital de compromiso. Alforja de responsabilidades. Con derechos. Con deberes. Con nosotros. Con el otro.

Somos uno con uno y uno en un millón. Hacia adentro… para afuera.

Somos el ropaje que llevamos puesto, el atuendo que nos quitamos ayer y ese traje que nunca nos atrevimos usar.

Somos el río y su ribera, la planta, la semilla…las dos caras de una misma moneda.

Somos recuerdos reciclados en el hoy. Ancestral esperma. Registro de voces de otros tiempos y padrón de épocas futuras.

Somos herencia, presencia, “aquí y ahora”, sello, huella dactilar, profundo surco…Seguros. Vulnerables. Carne y emoción. Momento y eternidad. Únicos.


Pero, aún así, no somos en su totalidad…Siempre “estaremos siendo” hasta el último momento de nuestra existencia.

Carlos Alberto Boaglio
De su libro: “Con el Sello del Alma”- 2010.

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Galvanic

158 9 10 11 12 13 14 16 17 1 2

73 4 5 6

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mario Benedetti

CREO O NO CREO

NO CREO en conseguir a una persona que me llene la vida..
CREO en una vida llena , para poder compartir la felicidad con otra persona.
NO CREO que el amor lo genere alguien, CREO que el amor está en nosotros, si hemos llegado a crecer lo suficiente como para desarrollarlo y mantenerlo y que de pronto se dispara por personas que comparten pensamientos y sentimientos.
NO CREO en el amor de hoy prometido para toda la vida, CREO en el respeto y en la sinceridad y en el amor maduro que nos deja espacio para crecer juntos.
NO CREO en el amor a primera vista, ni en creer en alguien en muy poco tiempo, CREO en hablar el mismo idioma, en la comodidad de estar cerca, en conexiones de energía, como los ríos que se unen en un mismo curso.
NO CREO en amores que cortan, en amores que frenan, CREO en las relaciones que nos apoyan en los malos momentos, que leen la mirada, que sonrien con el alma… Que están…
CREO en la absoluta sinceridad al decir… TE AMO! y también en decir… ME VOY!.
 “Otoño” ( oil on canvas, 1964) by Ricardo Asensio

OTOÑO

Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre.
Entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran.

Ahora que calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía
con el viejo cariño que nos queda.

Aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha.

Mario Benedetti

Metáfora de la Flor de Loto de Buda Shakyamuni

Las escrituras narran que el Buda contempló entonces el mundo y en una visión toda la humanidad apareció como un estanque lleno de flores de loto. Algunas de las plantas no estaban ni siquiera en el agua, estaban tan sumergidas en el lodo del fondo que apenas si se veían los capullos. Pero otras, vio el Buda, habían comenzado a crecer de forma que al menos las puntas de los capullos emergían de la superficie del agua. Algunos estaban fuera del agua y comenzaban a abrir los pétalos y muy pocos de ellos ya se abrían. Por medio de esta bella visión de las fases de desarrollo, el Buda se dio cuenta de que al menos había algunos individuos que florecerían al sol de su enseñanza y se dispuso a compartir su experiencia de la realidad.

SONETO

Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido,
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
que lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Francisco Luis Bernardez
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Alfonsina Storni

 

Esto es amor, esto es amor, yo siento…

Esto es amor, esto es amor, yo siento

en todo átomo vivo un pensamiento.

Yo soy una y soy mil, todas las vidas

pasan por mí, me muerden sus heridas.

Y no puedo ya más, en cada gota

de mi sangre hay un grito y una nota.

Y me doblo, me doblo bajo el peso

de un beso enorme, de un enorme beso.

 

Adiós

Las cosas que mueren jamás resucitan,

las cosas que mueren no tornan jamás.

¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda

es polvo por siempre y por siempre será!

Cuando los capullos caen de la rama

dos veces seguidas no florecerán…

¡Las flores tronchadas por el viento impío

se agotan por siempre, por siempre jamás!

¡Los días que fueron, los días perdidos,

los días inertes ya no volverán!

¡Qué tristes las horas que se desgranaron

bajo el aletazo de la soledad!

¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas,

las sombras creadas por nuestra maldad!

¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas,

las cosas celestes que así se nos van!

¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!… ?

de llagas infectas? ¡cúbrete de mal!…

¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,

corazón maldito que inquietas mi afán!

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!

¡Adiós mi alegría llena de bondad!

¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,

las cosas celestes que no vuelven más! …

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Katharine Hepburn

alfred-eisenstaedt-portrait-of-actress-katharine-hepburn-with-cigarette-in-hand

katharinehepburnwomanoftheyear

Katharine_Hepburn_30

Katharine Hepburn

Katharine Houghton Hepburn (12 de mayo de 1907, Hartford, Connecticut, Estados Unidos – 29 de junio de 2003, Old Saybrook, Connecticut) fue una actriz estadounidense, la única en ganar cuatro premios Óscar y una de las más nominadas con doce candidaturas.
Pertenecía a una familia descendiente de los colonos del Mayflower y hasta tenía sangre real en sus venas. Su padre era ginecólogo y fue el que la educó. Su madre, Katharine Houghton, era una decidida sufragista muy activa en su comunidad y que luchó por el reconocimiento de las prostitutas. Hepburn se crió en un ambiente libre y tolerante, lo cual marcaría su carácter. Practicó desde muy pequeña muchos deportes, y según cuenta en su autobiografía, un verano se cortó el pelo y se hizo llamar Jimmy, y según se define ella misma, fue un «marimacho».

Siendo muy joven, recibió un duro golpe: su hermano Tom de 14 años, a quien ella estaba muy unida, se suicidó ahorcándose en Nueva York durante una visita a un familiar: esto la convirtió en una joven retraída y poco comunicativa. Dejó los estudios en la escuela y da clases con su madre en su casa.

Inició sus estudios de Filosofia en el Bryn Mawr College, lugar donde comenzó sus actuaciones teatrales. Cuando los terminó en 1928 decidió dedicarse de lleno a la interpretación. Tuvo pequeños papeles en obras como La Zarina donde hizo un reemplazo y viajó a Nueva York, donde tomó clases de dicción con la antigua cantante Frances Robinson Duff. En 1932 tuvo un enorme éxito con la obra teatral The warrior’s husband, una fábula griega. Ese mismo año fue requerida por el cine y protagonizó para la RKO la película Doble sacrificio, junto a John Barrymore, dirigida por quien llegaría a ser uno de sus más íntimos amigos, George Cukor.

Protagonizó Hacia las alturas en la que interpreta a una piloto, muy inspirada en la figura de Amelia Earhart. En 1933 gana su primer Óscar por interpretar a una actriz provinciana que va a buscar gloria en la gran ciudad, en Gloria de un día. En 1934 gana el premio a la mejor actriz en el Festival de Cine de Venecia por su interpretación en Little Women, donde interpretó a Jo March, en la versión de George Cukor del clásico Mujercitas.
Sus siguientes películas, Sangre gitana (en la que interpreta a una gitana irlandesa) y el gran clásico de la comedia screwball La fiera de mi niña, son un rotundo fracaso y las productoras la bautizan como «veneno para la taquilla» como a Fred Astaire, Joan Crawford, Dolores del Río y Marlene Dietrich.

Protagoniza junto a las Chicas de la RKO la peícula Damas del teatro, que es nominada a varios Óscar pero no asienta totalmente a Hepburn. En 1933 y tras el éxito de Gloria de un día, se embarca en la obra teatral The Lake, de la que sale muy mal parada.

Vuelve a Connecticut con su familia y regresa triunfante al teatro en Broadway con la comedia Historias de Filadelfia, que en 1940 es adaptada para el cine y protagonizada por ella, James Stewart y Cary Grant, y que la devuelve a la palestra cinematográfica. El guión de Historias de Filadelfia fue un regalo del magnate Howard Hughes, su pareja entonces.

En 1942, protagoniza junto a Spencer Tracy, con quien mantuvo una relación sentimental hasta la muerte del actor, la comedia La mujer del año en la que hace gala de su plurilingüismo hablando francés, ruso y español. Hepburn y Tracy harían nueve películas en común. Durante los años 40 protagoniza varias películas junto a Tracy: Sin amor dirigida por George Stevens o Mar de Hierba de Frank Capra, con Angela Lansbury. En 1949, protagoniza junto a Tracy La costilla de Adán que narra las situaciones en las que un matrimonio de abogados se pone cuando se enfrentan en un tribunal. En 1951 rueda junto a John Huston y Humphrey Bogart La reina de África, otro gran clásico. En 1952 realiza en Venecia y dirigida por David Lean Locuras de Verano, en la que encarna a una solterona secretaria de vacaciones que descubre el amor. Durante todos los años 50, Hepburn realizó numerosas obras de teatro, entre ellas Como gustéis y El mercader de Venecia de William Shakespeare y La Millonaria de George Bernard Shaw.

En 1959, Hepburn realiza el papel más iconoclasta de su carrera, el de Violet Venable en De repente, el último verano de Tennessee Williams, junto a Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, y por el cual es aclamada por la critica.

A partir de ahí, se especializa en adaptaciones cinematográficas de obras teatrales, como Larga jornada hacia la noche de Eugene O’Neill, en la que interpreta con maestría a una morfinómana metida en una familia rota y por la que gana el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes. Tras cinco años de parón, en los que cuida a un cada vez más enfermo Tracy, reaparece junto a él en su último film juntos Adivina quién viene esta noche, tras la que Tracy muere, motivo por el que Hepburn nunca vio esta película. Hepburn gana, por este film, su segundo Óscar; muchos dicen que no le concedieron a Hepburn ese Óscar por su interpretación sino como agradecimiento por haber cuidado tantos años de Tracy. En esta película su sobrina Katharine Houghton, hacía el papel de su hija. En 1968 interpreta a Leonor de Aquitania en El león en invierno y gana su tercer Óscar, compartido con Barbra Streisand por Funny Girl.

En 1969 Hepburn realiza uno de sus papeles más recordados en el teatro. Protagoniza Coco, musical de gran éxito inspirado en la vida de la diseñadora de moda Coco Chanel. Hepburn grabó un álbum con las canciones del musical que vendió numerosas copias. Cansada de este duro trabajo diario dejó la función. Su rol fue asumido con solvencia por la actriz y cantante francesa Danielle Darrieux.

Ya en la década de 1970, realiza papeles importantes en más adaptaciones a la pantalla de clásicos teatrales, como el de la Condesa Aurelia en La loca de Chaillot de Jean Giraudoux y el de Hecuba en Las troyanas de Eurípides junto a Irene Papas y Vanessa Redgrave. Encarna a Eula Goodnitgh en El rifle y la biblia, un film del Oeste junto a John Wayne y cuyo argumento se parece demasiado al de la exitosa La reina de África. Interviene en Un balance delicado con Paul Scofield y dirigida por Anthony Harvey y en la obra de teatro filmada El zoo de cristal.

Realiza además algunos trabajos para televisión, y dirigida por George Cukor protagoniza Amor entre ruinas con Laurence Olivier y por la que gana un premio Emmy, además de El trigo esta verde. En 1981, Hepburn interviene en la romántica En el estanque dorado junto a Henry Fonda y por el cual gana su cuarto Óscar.

Sus últimos papeles en el cine son el de La última solución de Grace Quigley en el que interpreta a una anciana que contrata a un sicario, Nick Nolte, para matar a sus amigos que ya sufren los achaques de la edad y el de la anciana tía Ginny en la película de Warren Beatty, Un asunto de amor. A partir de ahí Hepburn realiza pequeñas películas para televisión que la mantienen en activo pero una vez su estado de salud se agrava se retira a Connecticut.

Casada con Ludlow Ogden Smith, se divorció de él en la década de los 30 y mantiene relaciones con John Ford, que la dirigió en María Estuardo, con su agente Leland Hayward y con el magnate Howard Hughes mantiene una relación amistad-amante.

En 1942 conoce a Spencer Tracy, del que no se separaría hasta su muerte en 1967. Hepburn y Tracy mantuvieron esta duradera relación sin casarse, pues Tracy, que era católico, no quiso separarse nunca de su esposa.

Aunque muchos dijeron que Hepburn padecía la enfermedad de Parkinson, ella siempre lo negó diciendo que era una herencia de su abuelo, al que también le temblaban las articulaciones y la cabeza. Hepburn padeció también de pequeños cánceres en su piel y en sus últimos meses, un tumor en el cuello se le agravó.

Hepburn murió en su casa de Old Saybrook, en el estado de Connecticut el 29 de junio de 2003.

Katharine Hepburn publicó su autobiografía en 1991 con el título en español Yo misma, historias de mi vida. Hepburn ya había publicado con gran éxito un cuaderno de viaje del rodaje de La Reina de África con el largo título Cómo viajé a África con Huston, Bogart y Bacall y casi pierdo la razón. La vida de Katharine Hepburn ha dado numerosas biografías como Recordando a Kate del estadounidense A. Scott Berg, ganador del premio Pulitzer, en la que cuenta la amistad que le unió con la actriz durante 20 años.
Katharine Hepburn tuvo una sólida carrera teatral. Comenzó a dar sus pasos en el mundo de la actuación en Broadway en obras como Night Hostess y These days.

Tiene un gran éxito con The Warrior’s husband, una obra inspirada en Lisístrata. Una vez triunfa en Hollywood, se decide a protagonizar The lake, obra con la que no está contenta y que finiquita con quince mil dólares.

Tras unos fracasos en el cine vuelve al teatro y protagoniza Jane Eyre e Historias de Filadelfia, que la catapulta de nuevo a la fama en su carrera como estrella de cine gracias a su adaptación cinematográfica.

Tras varios años en la primera plana de la palestra cinematográfica y con algunos problemas con Spencer Tracy, Hepburn vuelve al teatro en la década de los 50. Protagoniza Como gustéis, Mucho ruido y pocas nueces, El mercader de Venecia y Antonio y Cleopatra, y realiza una gira que la lleva a Australia, Stratford y Estados Unidos. Triunfa con crítica y público con La millonaria.

Vuelve al cine y tras ganar dos Óscar, se mete en el papel de la diseñadora francesa Coco Chanel en el musical Coco por el que es nominada al Premio Tony. Hepburn no está muy convencida de la obra pero hace multitud de representaciones llenando siempre los teatros de Broadway. En 1981 protagoniza The West Side Waltz por la que es nominada al Tony.
Tan solo es superada en nominaciones a los Óscar por Meryl Streep con dieciseis, pero mientras que Meryl Streep tiene algunas candidaturas como mejor actriz secundaria, Katharine Hepburn las consiguió todas como actriz principal.

Como curiosidad, ganó su cuarto Óscar 48 años después de haber ganado el primero. Sólo acudió a la ceremonia en 1974 para entregar el premio en memoria de Irving G. Thalberg a su amigo Lawrence Weingarten, en que acudió vestida con un pijama en protesta por la banalidad de los Premios.

Es la intérprete que ha conseguido más Óscar de la historia, cuatro. La siguen Walter Brennan, Ingrid Bergman y Jack Nicholson con tres cada uno. Los 4 Óscar ganados por Hepburn fueron donados al Empire State Building de Nueva York. Hepburn admitió siempre que, si no iba a recogerlos, no debía tampoco tenerlos.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Homenaje a MaryVitas Asensio

maryvitas_asensio_17

MaryVitas Asensio era una persona especial, toda ternura y bondad, una gran amiga y maravillosa artista plástica. Su belleza exterior no era nada, comparada con su gran corazón. Una mujer de enorme personalidad, con un halo de elegancia, glamour y gran clase. Fue una figura resplandeciente de la sociedad y del mundo del Arte.

Su majestuosa presencia la hicieron grande y fugaz como una estrella, pero a diferencia de las demás, poseía la magia que hace a muchos seres estar dotados de cierto magnetismo, pero al igual que cualquier estrella, su viaje fue tremendamente corto.

Fue una madre ejemplar y ha sido una gran perdida para todos los que la queriamos. Dios la tenga en su gloria.

23 Enero, 1946 –  28 Diciembre, 2010

Una de las grandes damas de la moda y del mundo artístico, MaryVitas Asensio, falleció en Valencia a la edad de 64 años.
MaryVitas tenía un instinto natural para el estilo, en todas las cosas. Al igual que en sus propias joyas, en la artesania preciosa que creaba: Cerámicas,  pinturas y en los diseños de moda. Ella era una “alquimista” del diseño. Era absolutamente singular, extraordinaria y fascinante.
Tenía un ingenio y una capacidad de ver el mundo vertiginoso de la moda con un punto a veces divertido y un estilo audaz, siempre con un cierto espíritu de la fantasía.

Cuando MaryVitas Asensio falleció a la edad de 64 años, se produjo una avalancha inmediata y sincera en Facebook, de los que la conocieron personalmente y los que simplemente admiraron su elegancia y su vida como un icono de estilo influyente.

Peter Morrison recuerda: “Yo estaba en la Mostra de Cine de Valencia, acompañando a la actriz Tippi Hedren y recuerdo que cuando nos presentaron a MaryVitas Asensio, nos quedamos impactados por su belleza y sus ojos negros maravillosos. Los ojos más bellos y profundos que he visto en mi vida. Una impactante belleza y la más elegante mujer que jamás había visto. “
James De Taylor, elogió su  extraordinaria  capacidad para conectar con la gente. “Querida MaryVitas, desde el primer instante fuí su admirador para siempre”, dijo. “Yo la admiraba por su gracia, su elegancia y generosidad”. Ella fue una de las mujeres más bellas y siempre permanecerá en mi recuerdo.”

Mª Nieves Asensio ~ “MaryVitas” Asensio, nació el 23 de Enero de 1946 en Valencia, España.

Ella era una verdadera descendiente de una línea de mujeres con formidable estilo.

Su madre, Mª Nieves Gómez Pedreira, nacida en La Coruña, era de una gran belleza, con clase  y una distinción única, que heredaria su hija.

MaryVitas Asensio, despues de completar sus estudios, comenzó a trabajar en el campo de la moda. Su extraordinaria belleza, su esbelta figura y su elegancia, fueron admiradas e imitadas. Se había convertido en un icono de estilo. Considerada un gran diva.
Su pasión por el Arte en general, pinturas y antigüedades, hacen que deje apartado el mundo de la moda. Fue una polifacética artista, original como pocas.
MaryVitas Asensio ha trabajado asiduamente como restauradora de antigüedades y dedicó todo su tiempo  para  su gran pasión,  las obras de arte.
Fue la directora de la Galería “La Cúpula” en Valencia (España), que dirigió durante más de una década con gran éxito y se convirtió en un referente cultural de la ciudad.

Ella era verdaderamente única en su personalidad y es dificil encontrar a nadie como ella en este mundo. Aparte de su gran corazón, era perfecta en cada una de sus características.
Murió despues de luchar contra un cáncer de pulmón, que no logró superar.

R.I.P.  MaryVitas! nunca te olvidaremos.

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios